Partners Business Council

Sin improvisos. No haga cambios el la capacidad instalada

Sin improvisos. No haga cambios el la capacidad instalada

2016-04_PBC Group_sem improvisos
Evita la tentación de hacer cambios que afecten la capacidad instalada de su industria..

Al analizar una compañía, una fábrica o una línea de producción, las primeras cuestiones que se examinan son las que definen la llamada  capacidad instalada.

Es un concepto adoptado con el fin de medir el potencial o el volumen máximo de una línea de producción o de una instalación industrial – refleja el volumen de producción total posible, en base a los recursos disponibles, incluidos los equipos, mano de obra, conocimientos, inventarios y otros factores.

Hoy en día, debido a la crisis económica en Brasil, es esencial para no interferir con la capacidad instalada (cambiar flujos de producción, o las etapas de procesamiento, etc.) con objetivo de atentar una adecuación al mercado de consumo.

Esta interferencia inevitablemente contribuirá al incremento en el coste final del producto, y lo peor a la contracción de la capacidad instalada que es tan difícil de recuperar cuando mercado de consumo comienza a reaccionar.

Es preferible, dentro del proceso de producción, trabajar a tiempo completo en el programa de producción, es decir, en el mes, en lugar de alternar o interrumper la producción diaria, promover producciones reducidas en número de días, pero continuas. En otras palabras, si la demanda actual sólo es compatible con 20 días de producción, operar las líneas con capacidad total durante 20 días y parar la fábrica para los restantes 10 días. Esto no va a interferir con la capacidad instalada, o cambiar el coste final del producto.

En el período de parada redefinido en la producción programada, realizar el mantenimiento de equipos y de la planta industrial, anticipe vacaciones para parte del equipo, promover cursos de capacitación, trabaje en el desarrollo de nuevos productos, más rentables y adecuadas para el momento en el mercado.

En resumen, mucha racionalidad y sensatez. Evitar improvisaciones y cambios radicales en las líneas de producción son las mejores soluciones para atravesar este difícil momento en el mercado.

Autor del artículo: Henrique Ansaldi

Químico Industrial con especialización en Gestión de Procesos y Tecnología de los Alimentos, con amplia experiencia en la cadena de suministro, tecnología, desarrollo de productos, procesos de fabricación, distribución y logística. Director de la Consultoría Técnica Direção y socio de PBC-Food & Beverages Consultants.