Partners Business Council

¿Cuando veremos de nuevo el sol ? Brasil – Mercado de Alimentos Procesados

¿Cuando veremos de nuevo el sol ? Brasil – Mercado de Alimentos Procesados

104615069_REFILE_-_CORRECTING_BYLINE_Jesus_Christ_The_Redeemer_is_seen_during_sunrise_in_Rio_de_Jane-xxlarge_trans_NvBQzQNjv4Bqtp7KqgvBUaS9GFW6L0TR7tGDm6sv3NTvJ

“No hay almuerzo gratis, ni solución simple a un problema complejo. ”

Durante mi visita a la FISPAL Technology Exhibition en São Paulo a finales de junio, lo que me llamó la atención fue un gran cambio en el enfoque del evento. Esta feria tradicional para el sector normalmente es dominada por los enormes y suntuosos stands de los principales fabricantes de equipos y embalajes. Pero ellos en esta edición de 2017 se han hecho presentes de una manera muy discreta. Este año, la mayoría de los expositores eran fabricantes medianos y presentaban equipos más pequeños y soluciones económicas para pequeñas y medianas industrias alimentarias.

La crisis económica en la que se encuentra inmerso el Brasil, el sector de los alimentos procesados se ha visto afectada desde mediados de 2014, ya hace 3 años y no presenta signos de recuperación a corto plazo. Más sorprendentes que lo numero conocido de la caída del PIB, son las cifras del PIB per cápita que se desplomaron: -4,6% (2015), -4,4% (2016) y pronóstico -7,2% para 2017 (* 1). El nivel actual de desempleo es del 13,7% (* 2), o 14,2 millones de personas sin trabajo, es decir, más del doble de la población total de la ciudad de Río de Janeiro o de toda la población de los Países Bajos, y la perspectiva es que esta cifra irá aumentar hasta el final de este año.

Este escenario ha erosionado el poder adquisitivo del consumidor y continúa presionando la capacidad del consumidor. De esta manera, el consumidor está obligado a hacer siempre las Tres Preguntas:

(1) ¿Necesito? (2) ¿Tengo dinero? (3) ¿Tiene que ser ahora?

Pero cuando se trata de alimentos, no se puede dejar de comer, por lo que el consumidor piensa en el siguiente equilibrio: Presupuesto disponible X Necesidad real del ítem X valor añadido del ítem.

En el mercado, lo que se observó fue una reorientación de compras para productos básicos como: arroz, frijoles, patatas, leche, azúcar, huevos, pollo, etc. La información publicada por las distintas asociaciones empresariales que representan a los diferentes segmentos del mercado de Alimentos y Bebidas confirma nuestras percepciones, y se basan en datos de volumen de consumo, no en valores de ventas (ver artículo: Crisis en Números – Brasil – Mercado de Alimentos Procesados).

El principio de la solución de cualquier problema es conocer y comprender la dimensión de la misma. Como demuestran los hechos y los datos prueban, la crisis económica brasileña es profunda y el tiempo de recuperación será largo.
Debido a la fuerte contracción del poder adquisitivo de la población, la demanda es ahora muy reprimida.
Por otra parte, los brasileños son consumidores con apetito voraz, que históricamente cada vez que tienen una mejora en el ingreso hacen explotar la demanda.
En esta perspectiva, el mercado brasileño, con una población de 210 millones de habitantes, sigue siendo un enorme potencial de consumo.

La clave para las empresas es ajustar sus estrategias para cruzar los próximos 2 años y prepararse para un crecimiento sostenible por delante.
Volviendo al ejemplo de FISPAL, es interesante notar la adecuación del foco comercial en empresas medianas y en mercados regionales que poseen mayor flexibilidad incluso para innovación y lanzamiento de productos.
Es urgente repensar toda arquitectura de precios, la distribución del mix de productos y de los canales de ventas.
Para aquellos con disponibilidad de capital es un excelente momento para las adquisiciones, especialmente para las empresas entrantes (fundamentalmente la incorporación del know-how de las grandes idiosincrasias de las cadenas de negocios en un país continental y atípico como Brasil), y también para las empresas que quieren expandirse a otros segmentos del mercado.

La expectativa es que después de un largo proceso de depuración el país emerja más fuerte, más maduro, más racional, con una estructura económica más sostenible y mucho más independiente de las voluntades políticas de Brasilia.
En los próximos 10 años, los cambios necesarios conducirán a Brasil a reducir la burocracia, racionalizar y reducir los impuestos a la cadena de producción y abrir el país al comercio internacional (a pesar de ser la novena economía del mundo, Brasil sólo participa el 1% del comercio mundial (* 3)).
Brasil tiene una alta productividad en grano, gran producción de aceites, liderazgo mundial en costo y tecnología de la producción de azúcar, capacidad de crecimiento rápido de la producción de cacao, variedad de frutales tropicales, además de ser el mayor productor de proteína animal del mundo (carne, cerdo y pollo).
Brasil con un gran mercado potencial de consumo doméstico, una sólida base financiera (sistema bancario y bolsa de valores), una buena base industrial y con su fuerte y desarrollada estructura agronegocios (agricultura y ganadería) tiene todas las condiciones para ser uno de los mayores proveedores de alimentos procesados del mundo.

Quien analice fríamente e invertir racionalmente en Brasil va a construir una excelente, rentable y sostenible plataforma global de negocios.

(*1) Trading Economics ( https://tradingeconomics.com/brazil/gdp-per-capita ) based on World Bank data.

(*2) IBGE – Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (www.ibge.gov.br)

(*3) WTO – World Trade Organization (www.wto.org)

 

 

Autor del artículo: Luiz Azevedo

Ingeniero Químico, MBA Marketing, Maestría en Economía, Director de Profiler Business Consulting e Asociado de PBC – Food & Beverages Consultants.